Vuelvo a casa pensando qué esto tengo que escribirlo… Aniversario de La Cathedral rodeado de amigos y buenas bandas: Leyendal, Sick Devils y Screams through the silence, pero sobre todo una:    The Girondins.

Voy a exponerme a los insultos diciendo que son los Arctic Monkeys de La Ribera, de la provincia, de la región y qué ostias ¡del estado!

No me gusta mucho comparar a grupos nacionales con extranjeros pero es inevitable. Lo que no es comparable es el club de fans que arrastran estos chicos y más en Aranda.  Público numeroso, joven,  entregado y participativo, que corea y aplaude cada gesto, cada nota y cada letra (en inglés) de estos chavales, tan talentosos como despiadados en escena.

Víctor y Nico, a la batería y bajo, David a la guitarra y Gabriel como cantante son The Girondins.  Grupo nobel que no cuenta con web, ni myspace, ni cd, ni single que sepamos, pero con un directo que te atrapa tema tras tema. Influencias claras como Arctic Monkeys y The Kooks, y no tan obvias como The Strokes y Oasis.

Descaro, actitud y saber hacer. Miran a los ojos de su público sin vergüenza, conscientes de que lo que hacen, lo hacen bien. Les falta mucho, lo sé, pero me devuelven la fe y la esperanza en los músicos jóvenes de este pueblo, y sé que de aquí, puede salir algo, esa banda, ¿Por qué no? que coloque Aranda en el lugar del rock patrio que merece por cantidad, calidad y años de trabajo duro no recompensado. Muy, muy buenos.

Deseandito estoy de volver a verlos con mejor sonido y pasarlo de lujo con The Girondins.

Con-cier-ta-zo.